lunes, 9 de junio de 2008

Dioses






Leopold Stokowski



Como dijo Cortazar en la magistral entrevista que le concedió a Joaquín Soler Serrano los dioses no están afuera del mundo sino acá, con nosotros. Por eso, y porque el Olimpo que yo venero está plagado de dioses de tierra, voy a dedicar un par de líneas, humildes líneas, a esos divinos seres que configuraron mis gustos y enriquecieron mi alma. Hoy le toca a Leopoldo Stokowski. Nació el 18 de abril de 1882 en Londres, Inglaterra. Debutó frente a una orquesta en París, en 1909. Tres años después se hizo cargo de la Philadelphia Orchestra, a la que le imprimió su propio estilo y la transformó de un simple conjunto local a una orquesta con prestigio mundial. En esta posición se mantuvo por 25 años, interpretando y haciendo conocer al público americano obras como la Octava de Mahler, el Rite of Spring de Stravinsky, así como también muchas de Sibelius, Richard Strauss, Falla e incontables compositores americanos. En 1940 participó de la magistral película de Disney Fantasía, poderoso dibujo animado que supo combinar los colores visuales con los colores del audio, siendo la primera película de la historia en usar sonido estereofónico. Fundó orquestas como la All-American Youth Orchestra (1940), la New York Symphony (1944), la Hollywood Bowl Symphony (1945). Fue por cinco temporadas conductor principal de Houston Symphony (1955-60). Murió en 1977. Era un hombre orquesta. Sus interpretaciones, y yo no entiendo mucho sobre eso, solo soy un oído que bebe melodías para luego dejarle al cerebro, o al alma, los jugos necesarios para la digestión (que se rige por la complicada química de la lógica), son monumentos del placer sonoro, estatuas gigantescas construidas a base de cuerdas potentes y bronces gloriosos. Creo que Wagner, por ejemplo, encontró en este director una forma precisa y clara, un dibujante que supo pintar sus oberturas con total dominio de los colores. Y Mussorgsky: nunca sonó tan bien su Noche en el Monte Calvo, o sus cuadros sinfónicos (llevados a la forma orquestal por el genial Ravel), o su síntesis sobre Boris Godunov. Bach dejó definitivamente sus ropajes barrocos y se adentró en el romanticismo (escuchen si pueden Decca Recordings Vol.1 y 2, una muestra un tanto ecléctica pero precisa y justa sobre sus arreglos y direcciones) y Berlioz fue un poquito más monumental bajo su batuta. Me gusta la música orquestal (para no decir clásica, para incluir en esa etiqueta toda la música culta, desde el barroco hasta el caótico siglo XX, desde una simple sonata hasta una sinfonía Mahleriana o un delirio Bartokiano) y no por snobismo, sino porque busco en la música las formas que me llenen. En este director, yo que he escuchado tan poco, encontré esas formas, esos colores que hacen que el alma respire. Me encanta lo espectacular. La orquesta es el palacio del espectáculo. Y Stokowski es uno de los guardianes de las puertas de dicho palacio. Por eso dedico estas líneas a su gloria. Seguro que en donde esté sus manos estarán danzando ante coros de ángeles o ante una orquesta infinita (que toca una sinfonía mundo). Seguro que Dios llora ante sus interpretaciones. Por lo menos, así lo imagino yo.

http://www.stokowskisociety.net/biography.html

15 comentarios:

Dr. Omar La Rosa dijo...

Interesante blog... MUY interesante... Veré de seguir pasando!

Nos estamos leyendo.

Eli dijo...

Coincido con vos, las grandes obras se realzan bajo su dirección, aunque yo no tenga tanto conocimiento para opinar sobre el tema puedo decir que cada vez que escucho las obras musicales dirigidas por él me siento fascinada y las disfruto muchísimo.
Muy bueno tu escrito. Un hermoso homenaje a un grande.

El fantasma de la caja oblonga dijo...

Buen post, la verdad no lo escuche nunca, (siempre es bueno conocer lo desconocido) voy a entrar a la pagina para ver si puedo disfrutar de su complejidad musical.

El Titán dijo...

El link que deje es de la sociedad Stokowski, ahí está la biografía y otras yerbas pero no música.
Sí queres música algo tengo...
Mando un abrazo a todos...

Dragon de Azucar dijo...

Se da la casualidad que las últimas semanas sólo escucho Wagner, pero no sabía nada de la existencia de éste director de orquesta, tendré que buscar algo para sacarme la intriga.

Saludos!

Humanoide dijo...

pues el humanoide tiene como un toscano en la oreja y nada más escucha música chatarra de los 80, pero de a poco...

de a poco...

es un aprendizaje...

El Titán dijo...

Dragón:escuchelo,no se va a arrepentir...

Humanoide:a usted lo hacia más de la onda progresivo de los 70.Escuchelo.Perfecta banda de sonido para los bolsilibros.

josé javier dijo...

¡Bravo, amigo!
Hoy somos un poco más cultos gracias a ti. J.J.

Lina Masaki dijo...

Guau... lo acabo de conocer... y ya estoy hipnotizada por su magia. Si Dios llora, con razón.

El Titán dijo...

Sí.Es que este director, al cual le estoy dedicando estas semanas, tiene como la orquesta en la sangre.Sus interpretaciones son fuertes y estruendosas.Me encantan las orquestas que explotan, por eso lo recomiendo.

Despues hablaré de otros géneros musicales...

Gracias por comentar...

En el 5º anillo de Saturno dijo...

Tuki vuelve al quinto anillo de Saturno,te espero

Besazos

Mucha suerte

El Titán dijo...

Ahí estaré...

Gizela dijo...

Bella forma de imaginarlos.Haciendo llorar a Dios con su interpretación
Un abrazo Gizz

Manco Cretino dijo...

No lo conocía. No es mi fuerte la clásica u orquestal, pero... ya estoy interesado, a partir de tu pasión (lo cual no es poco).
Me gusta la historia y el modo que has utilizado para hacer esta reseña de Stokowski es bueno, atrapa.
Es totalmente subjetivo, pero, a los que te leemos nos interesan también tus gustos.

El Titán dijo...

Gize y Manco:Gracias.
Como dije, la música "clásica" es otra de las formas que adopta el más abstracto de los artes. La busqueda de estas formas me deparó a Stokowski, un grande que merece ser escuchado. sí, este es un homenaje subjetivo, reconociendo mis limitaciones en el campo.Solo le hago caso al oído, que solo entiende de emociones...

Sonidos (hay mucho para escuchar)

Paraiso Perdido

Paraiso Perdido