lunes, 28 de abril de 2008

Microcosmos VI




I
Códigos y biblias y tratados y cánones y doctrinas y evangelios fueron devorados por el incendio descomunal del 8907 (un atardecer en el fango). Desde ese día el mundo es más sano.

II
Luego de un océano violento Dramac el Conquistador llegó a las Tierras de Nark. Dicen que allí lo conquistaron unos seres desprovistos de palabra y de odio.

III
En el centro de la galaxia se esconde Dios tras un dado gigante.

IV
El fuego tuvo un hijo. Le decían Humo. Creó muchos reinos pero era tan débil que sus tierras se fueron apagando con el correr de los siglos. Su padre no lo perdonó.

V
Un dios me trae droga todas las noches. Las fantasías son hermosas y reales, una neblina con sabor a cristal. Su nombre es Morfeo y le pago con monedas de tiempo.

VI
La Tierra recibiendo una lluvia de rocas y de fuego, una atmósfera débil y Pan apoderándose de las ciudades: una de las maneras de Dios para decir se acabó.

VII
Nenes disfrazados con armaduras jugando con átomos. Luego, nubes de hongos rojos llenando la realidad: otra despedida divina.

VIII
La sangre de las ratas, ríos que tienen títulos de propiedad sobre las calles. Primero, una tos, y después uno tiene que sacarse la piel porque quema. El vacío saluda al género humano.

IX
Un niño destruirá a la Humanidad. Solo denle una espada, algún humo alucinógeno y niéguenle los frutos del árbol de la ciencia.

X
No nos extinguiremos nunca. La eternidad es ahora y es nuestra…

14 comentarios:

Ygriega dijo...

sublime, como siempre.
me kede detenida sobre todo en los ultimos parrafos: genial este intrincado mundo ke akabas de armar con tus palabras.
cuanta estupidez encierra el ser humano solo por el hecho de "jugar con atomos"... o tal vez, cuanta humanidad...

asi nos saluda el vacio, y el inicio-final aproximandose nos hace una reverencia.

Don físico dijo...

Wow, poderoso. Solo una única duda: ¿hasta el 8 mil y pico vamos a tener que esperar?

El fantasma de la caja oblonga dijo...

todo el universo a merced de un jugador... ¿como caerá el dado?

Humanoide dijo...

Somos en la eternidad.

Mr. TAS dijo...

la eternidad muere cada día

MORGANA dijo...

a través de la eternidad...

Eli dijo...

Ojalá nos extingamos, quizá sea eso lo que nos hace falta. Tal vez en un nuevo nacimiento, que ni siquiera tiene que ser en la Tierra, entendamos el sentido de la vida, y el respeto por el otro. Primando la vida ante todo, ante lo matetrial, ante los intereses personales y no al revés.Pero tengo la sensación de que no será así. Cuando todo se destruya, si quedara una mínima posiblidad de que el ser humano subsistiera, éste se las arreglaría para sacar provecho de lo que quedara, por supuesto en pos de su beneficio.
Excelente, como siempre.

Erebus dijo...

Tal y como vamos, parece que no tardaremos demasiado... quizás no haya que esperar al 8907, aunque no me atrevería a decir una fecha.
El fin, fuego, destrucción, sangre, horror, y tal vez un Dios malvado riéndose de nosotros en el más allá mientras nos juzga...
Y mientras se pueda soñar, que viva la fantasía.

Recuerdos desde el Trono Nublado

Lucy in the Sky dijo...

Uno mira hacia atrás a lo largo de la historia y parece increíble ver cómo el hombre inició un camino desconocido en nombre del progreso que supo llevarlo a través de invenciones y descubrimientos. Pero también resulta triste ver cómo una parte de su instinto se quedó dormida y el hombre se olvidó de cuidar el único hogar que tiene: la Tierra.

Me gustó mucho tu blog. ¿La música es de Ravi Shankar?

leoso dijo...

solo somos animales con aires de superioridad

Krizthien RösenKReuTz dijo...

matemos al niño y comamos su carne.. tal y como el antiguo dios

Señor De la Vega dijo...

Existen muchas extinciones, señor Titán, y hemos pasado por muchas.
Hoy en 2008, alguien nos permite ver públicamente, según su voluntad culpable, la cara más horrorosa de nuestros átomos, de nuestras miserias como humanos.
Carretes recogidos (robados) de los muertos en 1945, nos muestran una "vulva de niña, reventada, gritándonos", mientras "
unos pechos llorando al cielo, claman en el lago de los muertos", o si todavía lo aguantamos, el "holocausto de miles y miles de cuerpos carbonizados" por los átomos siniestros de un niño llamado "América" (que todavía no se avergüenza).
Yo me avergüenzo por ellos y por mí.
Ver esas fotografías, no me horrorizan por los cadáveres, sino por las imágenes de vivos que caminan entre ellos y que no saben que están destinados a seguirles, radiados por la sinrazón, indiscriminada, cruel, premeditada y filtrada entre sus propios átomos, por los "Buenos", que siempre nos contaron que "éramos nosotros".
Hoy usted y yo sabemos que estaban realizando su despedida divina, bajo el hongo rojo...
XI- La eternidad no era de ellos, ¿la será de nosotros?.
Suyo, Z+-----

Gizela dijo...

Un niño tratará de destruir a la humanidad, pero no sabe que ya cada vez más niños se preparan para detenerlo, con espadas fundidas con el acero de la paz.Será dura la batalla,porque será de ideas, de sueños, y esos aplastan más
un abrazo Gizz

Manco Cretino dijo...

Es lo que nos merecemos?
Construimos minuciosamente nuestro final...
Qué contradicción.
Un abrazo, arquitecto.

Sonidos (hay mucho para escuchar)

Paraiso Perdido

Paraiso Perdido